La biopsia es la principal manera de diagnosticar el cáncer gracias a que es posible examinar más a fondo las pruebas de tejido que se toman. Este tipo de procedimiento se realiza cuando se encuentra algo sospechoso durante un examen y es utilizado para estar seguros sobre un posible diagnóstico.

Existen diversas maneras de tomar la muestra para este estudio, desde aquellas que puede realizar el médico en su consultorio hasta unas que requieren cirugías. Elegir una u otra depende del lugar donde se ubica el posible tumor.

En relación con tipo de biopsia que se realizará y a la parte del cuerpo donde se encuentra el tejido, será necesario contar con un equipo de especialistas. Es posible necesitar de un cirujano, un radiólogo, un oncólogo o un gastroenterólogo, entre otros. Tu médico será quien determine la necesidad de contar con la colaboración de uno u otro.

Por último, es necesario contar con un patólogo quien es especialista en el análisis de las muestras de tejido extraídas de la biopsia. Será él quien pueda dar un diagnóstico de acuerdo con su interpretación de las pruebas de laboratorio, su evaluación de las células, tejidos y órganos.

Los resultados de una biopsia dependen de la cantidad de análisis que se le harán al tejido extraído. Pueden ser de 2 a 3 días o de 7 a 10, lo importante es realizar los análisis necesarios para contar con un resultado confiable.

No titubees en preguntarle a tu médico la razón por la que recomienda una biopsia, cómo será el procedimiento, quién tomará parte de este y todas las dudas que tengas. Es de vital importancia que te sientas cómodo y cuentes con toda la información que necesites.

Si tienes alguna duda o deseas obtener una valoración médica confiable, no dudes en consultar al Dr. Jonás Maya Ochoa, quien te brindará la ayuda que necesitas. Contáctalo.